Estudios bíblicos en el formato "pdf" disponibles por medio de Download

= en español
=

 

 

  ¿ "Yo soy" o "Yo seré" ? La distinción entre Jehová y Jesus

378 kB

  Nefilim, gigantes y ángeles caídos ¿Quiénes fueron ellos?

356 kB

  La predestinación de Jehová y la predestinación de Dios Padre

387 kB

  Jehová, el manipulador de títeres

396 kB

  Urim y Tumim - el semáforo esotérico de Jehová

360 kB

  La ley del Viejo Testamento no ha sido dada por Dios Padre, sino por ángeles

371 kB

  Jesús, el Dios tangible, accesible y acogedor

293 kB

  El sábado de la ley y el verdadero descanso en Jesucristo

354 kB

  Jehová no puede ser el Dios verdadero

359 kB

  El nombre de Dios

242 kB

  El velo del templo se rasgó en dos cuando Jesús murió

113 kB

  Viejo x Nuevo Testamento - ¿Cuál es la utilidad de la ley del Viejo Testamento?

379 kB

  Las dos trinidades - la Trinidad divina y la trinidad maligna

353 kB

  Sombra y Realidad - El conflicto entre el Antiguo y Nuevo Testamento

50 kB

       

  Jehová, el señor de los ejércitos - El misterio de Melquisedec

40 kB

       

  La discriminación - una aberración de la ley de Jehová en el Viejo Testamento

28 kB

       

  Vieja y Nueva Creación  

27 kB

       

Culto a ángeles?  

34 kB

El misterio de Cristo 

39 kB

  Jehová, el dios iracundo

24 kB

       

  La justicia de Dios

29 kB

       

  Dos creaciones y dos predestinaciones

34 kB

       

  El espíritu que actuaba en el Viejo Testamento

30 kB

       

  La Trinidad y la divinidad de Jesús

34 kB

  ¿Porqué Jesús tuvo de cumplir la ley del Viejo Testamento?

32 kB

  ¿Y los diez mandamientos?   ¿Cuál es el provecho de los diez mandamientos?

26 kB

       

Presentación


 

La tesis principal de este website consiste en el hecho de que el verdadero Dios Padre es totalmente justo y coherente, permaneciendo de esa manera por toda la eternidad, a pesar de que las Escrituras parecen mostrar un dios diferente, principalmente si vemos por la óptica del Viejo Testamento.

La teología tradicional cristiana se ha eximido de investigar esas contradicciones con la adopción del argumento de que la conducta de Dios se ha cambiado con el pasar del tiempo debido a la necesidad de Dios para relacionarse con la humanidad en diferentes circunstancias.

Para apoyar este argumento, los eruditos católicos y protestantes dividen la historia de la humanidad en varios períodos cronológicos, donde en cada uno de ellos, Dios tendría se comportado de manera diferente hacia un objetivo final que culminará en los así llamados "últimos días".

En este trabajo, me ocupé en mostrar que el comportamiento de Dios no puede cambiar a lo largo de la historia, porque si Dios lo hiciera así, Él estaría siendo voluble, lo que contradice el atributo de la inmutabilidad divina, que es mencionado en Hebreos 13:8. … Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Al decir que los comportamientos de Dios observados a lo largo de los relatos bíblicos son diferentes, yo también procuro mostrar que las motivaciones y propósitos son distintos, cuando se analizan comparativamente Jehová (Yahvé) y el Dios Padre, aunque los teólogos digan ser la misma persona, es decir, lo mismo Dios.

Si comparamos las actitudes y comportamiento de Jehová (JHVH), lo cual fue revelado por Moisés en el Antiguo Testamento, con las actitudes y comportamiento de Dios Padre (ABBA), lo cual fue revelado por Jesucristo en el Nuevo Testamento, vemos una diferencia notable.

Por un lado, vemos que Jehová mostraba una naturaleza violenta, ya que llevo al pueblo judío a sangrientas batallas, otorgándoles victorias sobre naciones y ejércitos, cuando los reyes de Israel eran obedientes a los preceptos de la ley mosaica. Sin embargo, cuando la gente era rebelde y desobediente a la ley, Jehová actuaba desfavorablemente a Israel, permitiendo trágicas derrotas contra sus enemigos.

Por otro lado, vemos a Dios el Padre presentado por Jesús siempre compasivo y amoroso, siendo invariablemente más propenso a perdonar que castigar, como leemos en 2 Pedro 3:9 … Dios tiene paciencia con todos, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan.

Otra grande diferencia es que Jehová siempre revelaba una simpatía exclusivista por Israel, mientras que el Dios Padre es siempre imparcial y no revela predilección especial por nadie.

Jehová autorizaba la represalia y venganza en la base del "ojo por ojo, diente por diente" (Éxodo 21:23-25), lo que también es llamado "Ley del Talión", mientras que Jesús enseñó sus discípulos a relevar las ofensas y perdonar los delitos (Mateo 5: 38-42).

Cuando le preguntaron acerca de la autoridad para enseñar cosas diferentes de lo que enseñaba la ley de Moisés, Jesús afirmó que había recibido aquellas enseñanzas directamente de su Padre celestial. En la época de su ministerio, Jesús dejó bien manifiesto que todo lo que él enseñó y predicó a los hombres fue de acuerdo a lo que Él había recibido directamente del Dios Padre.

Al leer en la Biblia que Jesús vino a cumplir la ley del Viejo Testamento (Mateo 5:17), debemos entender que él vino a dar un sentido que la ley del Antiguo Testamento nunca tuvo, porque la ley consideraba asuntos vitales relacionados con el alma y el destino eterno, sólo en lo ámbito de una religiosidad de apariencias.

La diferencia entre los mandamientos de Jesús y los mandamientos que Jehová dio a Moisés no era sólo superficial, pero en muchos casos fue extrema. Así, por ejemplo, vemos Jehová autorizando la lapidación de los desobedientes a sus mandamientos, mientras que Jesús perdonó una adúltera que estaba a punto de ser apedreada, como ordenaba la ley del Viejo Testamento (Juan 8:1-11).

En otra parte, Jehová estableció estrictos preceptos alimentares a los judíos, que Jesús no confirmó y su discípulo Pablo dijo así en 1 Corintios 10:25-26 … Coman de todo lo que se vende en la carnicería, sin preguntar nada por motivos de conciencia, porque del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella.

Jehová reveló también una deshumana discriminación con las personas. La discriminación es una forma de prejuicio y de agravio a la inherente dignidad humana, y es exactamente eso que hacía Jehová al discriminar las mujeres, los extranjeros, los que tenían ciertos tipos de enfermedades congénitas y otras cosas más, que aquellos individuos no tenían ninguna culpa por haber nascido así.

A su vez, vemos en los Evangelios Jesús viviendo junto con personas de todas las clases sociales sin prejuicios o discriminaciones, y por causa de esa liberalidad, él fue acusado por los judíos de ser amigo de los pecadores (Mateo 11:19).

Otra clara diferencia es que los que tocaban en Jehová eran muertos implacablemente, como lo fue Uza, que tocó en el arca que simbolizaba la presencia de Jehová (2 Samuel 6:6-8), mientras que aquellos que tocaban en Jesús eran sanados, como lo fue la mujer hemorrágica, simplemente porque ella tocó en la franja del vestido de Jesús por la fe (Marcos 5:25-30).

Diferentemente de Jehová, que siempre demostró repugnancia por el contacto con los hombres, Jesús fue siempre tangible, accesible y acogedor, que tocaba y que permitía ser tocado por hombres y mujeres, buenos o malos, transmitiéndoles virtud, cuyas manos tocaran en personas moribundas para traerles sanidad (Lucas 8:54), cuyos pies fueron mojados con las lágrimas de una pecadora arrepentida (Lucas 7:36-38), cuya saliva untó los ojos de un ciego para que volviese a ver, en cuyo pecho el discípulo Juan encontró el afecto de un amigo (Juan 13:23-25) y cuyo rostro recibió el beso hipócrita del traidor Judas Iscariote (Lucas 22:47-48).

Frente a tantas incoherencias, soy llevado a concluir que no hay cualquier posibilidad de identificación entre Jehová y Dios Padre, o entre Jehová y Jesús, el Hijo, el cual tiene la misma naturaleza y esencia del Padre.

No puedo imaginar a un Dios con dos caras y una doble personalidad, como vemos en dos períodos consecutivos de la historia, y por eso creo que Jehová (JHVH) y Dios Padre (ABBA) son personas diferentes.

Aunque los argumentos de la teología cristiana ortodoxa niegan cualquier distinción entre Jehová y el Dios Padre absoluto, esta concepción dualista también ha sido objeto de estudios y discusiones desde el pasado, y la misma idea ya estaba presente en la visión filosófica platónica, así como también entre los cristianos gnósticos de los principios siglos DC (Marción), y más tarde, entre los albigenses (cátaros) en la Edad Media.

Aunque la desmitificación de Jehová como Dios Absoluto sea muy difícil para los que abrazan la ortodoxia religiosa cristiana, creo que una discusión teológica imparcial sobre este tema es sin duda interesante para aquellos que tienen una mente abierta y son libres para considerar puntos de vista diferentes.

Muchos conceptos de hermenéutica presentados aquí difieren de lo que tradicionalmente son aceptos como inmutables. Sin embargo, mi intención no es causar controversia o sensacionalismo, sino presentar una investigación profunda y apoyada en textos de las Escrituras acerca del carácter de Dios, libre de la censura unilateral, que normalmente se hace por los defensores del cristianismo y judaísmo ortodoxos.

La mayor parte de las declaraciones hechas aquí contienen referencias bíblicas que dan soporte y credibilidad a los estudios, evitando también que alguien diga que los argumentos utilizados en mía exégesis tienen una connotación meramente personal y subjetiva.

Así que, independientemente de las creencias religiosas, es importante que se tenga una Biblia cerca, donde cualquier persona pueda consultar las referencias utilizadas durante la exposición de los argumentos que se presentan aquí, y así entender mejor el contexto de cada uno de ellos.

Ojalá este trabajo traiga esclarecimientos sobre tal incoherencia que expone el cristianismo a las críticas y cuestionamientos de los agnósticos, que con razón apuntan el hecho absurdo que Dios tenga actuado de manera diferente, si comparamos su actitudes antes y después de la manifestación de Jesucristo en este mundo.

En mi experiencia a lo largo de varios años compartiendo las ideas enunciadas aquí, sé que la mayoría de las personas no están de acuerdo con las principales tesis que aquí se presentan debido a que sus mentes han sido "programadas" para rechazar todo lo que contraría los paradigmas de las varias corrientes religiosas.

Si muchos conceptos lanzados aquí no fueren aceptos, eso no me sorprenderá, porque hasta mismo Jesucristo sufrió fuerte oposición cuando trajo ciertos principios que entraban en conflicto con la teología judía de su tiempo.

Jesús fue criticado por todos los grupos religiosos de su tiempo: fariseos, saduceos, escribas, herodianos, y probablemente también por zelotes y esenios. Él usaba frecuentemente las contradicciones que había en las doctrinas de estos grupos y por esta razón Jesús siempre fue acosado.

El ministerio de Jesús sólo sobrevivió durante tres años porque él usó muchas parábolas para transmitir sus enseñanzas. Por medio del mensaje enigmático de las parábolas, Jesús logró introducir conceptos complejos a sus discípulos y demás oyentes.

Las enseñanzas de Jesús no eran asimiladas al principio, pero después, a medida que eran digeridas adecuadamente en las mentes de sus oyentes, les llevaba a conclusión de realidades importantes y difíciles de ser absorbidas en un primer momento.

El apóstol Pablo dijo que muchos secretos no pudieron ser revelados a la Iglesia porque los creyentes no estaban preparados para oír, como él dijo en 1 Corintios 3:1-3 … De manera que yo, hermanos, no pude hablarles como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales.

También en Hebreos 5:10-14, el autor dijo que no pudo hablar claramente del misterio que envolvía el sumo sacerdote Melquisedec   … Y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Esto significa que muchos misterios teológicos pueden permanecer hasta hoy, y por eso es preciso orar para que el Espíritu Santo abra nuestros entendimientos a fin de comprehender las cosas que están encubiertas para nuestros ojos.

Si Jesús o Pablo hablasen abiertamente ciertos misterios de Dios a sus contemporáneos, sin duda esto iría dificultarles la comprensión, porque ellos no estaban preparados. Por otra parte, ellos podrían haber sido muertos prematuramente por lapidación, ya que esta era una forma clásica de castigo por blasfemia en la ley de Jehová.

Por lo tanto, a través de argumentos basados totalmente en la Biblia, traté de dar respuestas a las numerosas preguntas acerca de la confiabilidad del carácter de Dios, que se hacen sobre todo por los no cristianos, que enfatizan fuertemente el comportamiento ambiguo del dios revelado en el Viejo Testamento, en comparación con el Dios revelado en el Nuevo Testamento.

Mi propósito no es defender una religión o una nueva secta, sino presentar la consistencia de un Dios que se manifestó al mundo en la naturaleza de su Hijo para traer una hermosa perspectiva de la vida, armonizando el cuerpo, alma y espíritu.

Así que trato de mostrar no solo quién Dios es, sino también quién Dios no es, basado en la diferencia de personalidades, respectivamente, de aquellos que son identificados por la mayoría de los cristianos como siendo la misma persona, o sea, el mismo Dios Absoluto.

Mi meta es, finalmente, corregir el enfoque con respecto a la visión correcta del verdadero Dios Padre, que ha sido vilipendiada por los cuestionadores y escarnecedores a través de atribuciones impropias al carácter de Dios y sus propósitos.

Espero que los filtros que bloquean las mentes de las personas contra conceptos nuevos y diferentes sean anulados, para que esas personas puedan evaluar las ideas presentadas aquí, y después de una adecuada reflexión, juzguen con imparcialidad si son razonables o no.

¿Dios incoherente? ¡Por supuesto que no! Si asumimos qua hay alguna inconsistencia en el comportamiento de Dios en cualquier momento de la historia, estaremos admitiendo su falibilidad y falta de credibilidad.

Si la revelación de Jehová sin máscara sorprendió y decepcionó a muchos que tomaron conocimiento del asunto por primera vez, es importante que se sepa que primero sorprendió y me decepcionó cuando comencé a estudiar la real personalidad y el carácter maligno de Jehová.

Sin embargo, si por un lado quedé profundamente decepcionado al conocer la otra faz de Jehová, me torné mucho más consciente de la naturaleza absolutamente pura y buena del Padre, así como de su maravilloso propósito para la vida de los hombres a través de Jesucristo. A partir de ese discernimiento, empecé a valorar mucho más la misericordia y el amor de Dios demostrados en favor de los seres humanos, indistintamente de la raza, sexo, condición social o naturaleza física.

 

Oswaldo Carvalho


 

 

 

 

 
 

 

home page